Los ordenadores llevan años reduciendo su tamaño, y la revolución no ha hecho más que acelerarse en los últimos tiempos. Los fabricantes de chips están creando procesadores de bajo consumo sin sacrificar el rendimiento; las preocupaciones térmicas se han aliviado principalmente en las CPU modernas. Gracias a ello, los microordenadores actuales ofrecen un rendimiento suficiente para reproducir vídeo en alta definición y satisfacer a los trabajadores de oficina.

Mostrando los 2 resultados

[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]